domingo, 16 de noviembre de 2008

SAW V - Reseñada.

Si, si, no aguante las ganas de ir a verla, y que? y que? y que?, es ya como una necesidad por estas fechas y digamos que a uno como consumidor de esta rentable saga, no le queda mas remedio que seguir sin reparo la extensión de la historia planteada por James Wan por allá en el 2004, y así saber si algún día llegará a su fin... (no creo)..., claro, dicho alargue se dio, cuando se les ocurrió hacer una innecesaria... (para mí)... IV entrega, luego del estupendo cierre argumental que se vio en la genial y necesaria... (para mí)... III parte, después del capitulo mas flojo que… (para mí)… ha tenido la saga: SAW II.

Vaya lio me pego con estos numeritos romanos.

Pero bueno, a lo hecho pecho, ya existe la IV parte y nuevas fichas se pusieron sobre la mesa en su momento para ir completando el puzzle, y así presenciar el cambio de rumbo de la historia, un tanto rebuscado, pero al fin y al cabo, siempre respetando la premisa original que tienen que ver con “los juegos macabros”.

Y es que SAW sigue generando ganancias, porque sencillamente aun le seguimos comiendo cuento a sus guionistas, aunque por desgracia para los productores y por pura lógica, el publico poco a poco se ha ido reduciendo, debido al cansancio normal de tener que seguir una saga tan larga como esta, pero bueno, aun quedamos los amantes del genero, los que buscamos satisfacer el morbo de ver con que trampas nuevas nos saldrán con cada entrega, quizá es lo que a muchos llama la atención a estas alturas del juego y de lo cual no existe ninguna queja, por lo tanto, cada año acudimos a las salas de cine para ver de que forma torturan a esos pobres y desdichados personajes que son juzgados por Jigsaw & Cia.

Bueno, la ventaja que han tenido los guionistas para que haya hilo de donde cortar, se debe mas que nada, a los cabos sueltos que han dejado cada uno de los films, aunque no creo que se hayan dejado sin amarrar de forma intencional, si no mas bien como errores evidentes dentro del guión, y claro, ahí están ellos para corregirlos con cada película y de paso seguir dejando las puertas abiertas para LAS siguientes partes que seguramente vendrán.

En fin, fui con las expectativas por el piso a ver SAW V, ya que como les contaba, la IV parte me desilusionó por completo y no terminé por aceptar los cambios impuestos, que fueron los mismos que se vieron en la irregular segunda parte, eso si, lo único que cambiaba era el sexo, pero el resto era casi lo mismo y no me convencía del todo, pero bueno, también es cierto que tampoco había mucho de donde agarrar, tras ver el final "cerrado" de la III parte.

Lo único que destaco de SAW IV, aparte del buen GORE que nos brindó, son los flashback que cuentan los origines de Jigsaw como sicópata, el cual siempre me ha parecido un personaje fascinante en su forma de pensar y que ya le tenemos cariño, por eso no me pareció del todo mal, así que fui a ver esta última entrega, mas por curiosidad que por gusto y claro, por ver hasta donde estiraban la trama, y resulta que SAW V de David Hackel, me ha dejado con buen sabor de boca.

Si señores, así como lo leen, SAW V, corrige defectos, ata cabos y redondea de manera ingeniosa, lo que dio inicio con SAW de James Wan, gracias a sus efectivos Flashback, el único recurso que mantiene vivo el legado de Jigsaw y que logra sostener una historia de manera acertada, y digamos que arriesgada, no es fácil retroceder en el tiempo, y los guionistas han sido ingeniosos en ese sentido, mantener vivo a Jigsaw por dos films consecutivos luego de la III parte no es tarea fácil y eso hay que reconocerlo, y de paso, aprovechan para mostrar el heredero del trono, ese que ha tomado las riendas del juego de manera acertada, que ya lo asimilas como tal, y es que la forma en que termina este último film, llega casi al mismo nivel del final que se vio en la primera parte, no porque tenga el elemento sorpresa …(que lo tiene)…, si no por el momento sublime de ver renacer un nuevo legado y lo que significa esto para lo que muy seguro se vendrá cada año.

Me ha gustado, no lo niego, porque ahora si tenemos a un digno sucesor de Jigsaw, y este film se encarga de contar sus inicios como aprendiz y de paso nos narra una historia detrás de él, que logra convencernos de manera perfecta, que puede llevar las riendas del juego, claro, todo bajo la supervisión directa del “mandamás” y que por fortuna no se le ha descarrilado, como si lo hizo la insoportable Amanda.


A destacar, la relación directa entre el Sicópata y el aspirante a tal, que nos ayuda a conocer mucho mas a fondo las motivaciones de este último y el porque de sus acciones, el perfecto Padawan, el único capaz de comprender el pensamiento y las enseñanzas de su maestro, ese que con una sutil sonrisa de lado, es capaz de decir: Game Over.


Pues bien, amantes de la saga, NO duden en verla, eso si, los que aun no han visto el resto de films, ni la vayan a ver, que seguro no la van a entender, esta nueva película es igual de sangrienta que las anteriores, tiene trampas nuevas y demasiado dolorosas que te harán sufrir , sobre todo las del final.


Que curioso, los únicos films de la saga que me han gustado, han sido los impares, que están ahí para corregir los errores que se ven en los pares.

viernes, 14 de noviembre de 2008

martes, 11 de noviembre de 2008

Quantum of Solace.

Es indiscutible que Casino Royal se ha posicionado en un punto muy alto que difícilmente otra película dentro de la saga Bond podrá alcanzar.

Y es que para poder igualar tal excelencia, no es necesario que se quemen o impacten miles de balas, ni tampoco llegar a un record de cuantas patadas y puños se den, ni mucho menos demostrar como se invirtió el presupuesto en coches, locaciones y explosiones.

Pues no, para generar emoción, no hace falta llegar a los excesos, y eso se pudo comprobar con tan solo un efectivo juego de póker en el que James Bond se enfrenta al villano de turno en la grandiosa y genial Casino Royal.

Y es que sin tanto efectismo y sin tanto derroche de acción, solo esa escena emociona más, que toda la acción vista en el ultimo film del agente 007 que se acaba de estrenar: Quantum of Solace.

No entiendo la maldita manía de los productores en cambiar de director para una franquicia tan famosa como la de James Bond, porque se empeñan en ello? son reglamentos inquebrantables? existe un convenio entre guionistas, productores y directores ingleses, que no permiten que un director sea consecutivo dentro de la saga?

Pues he ahí el factor determinante de la inestabilidad que tienen estos films de James Bond, si Martin Campbell hizo un excelente trabajo con Casino Royal, porque no lo volvieron a contratar? y con mayor razón, si el film que le precede a este, viene siendo una secuela que determina de manera rotunda, el nacimiento REAL de 007 como agente.

Pues bien, en manos de otro director como Marc Foster, dicha emoción y drama, pasaron al completo olvido, para dar paso a un film que se basa en acción y mas acción, en persecuciones y mas persecuciones, en explosiones y mas explosiones, todo esto dentro de planos en su mayoría inentendibles, que opacan por completo el talento indiscutible de Daniel Graig como actor, que por fortuna, viene siendo lo único bueno de Quantum of Solace, pero eso si, totalmente desaprovechado como el agente 007.

Todo ese derroche en pirotecnia y malabarismos, ya se ha visto en anteriores films sobre espías, es como si hubieran metido las escenas de acción de Misión Imposible III, las de Jasón Bourne y claro, las de Casino Royal dentro de una licuadora y listo, les presento a: Quantum of Solace.
Pero lo peor no es eso, el argumento es demasiado mediocre, sobre todo con la misión que lleva a cabo Bond en este nuevo capitulo, y es que esta vez no tenemos una amenaza mundial a la altura de los anteriores films.


El plan del villano de turno en Quantum of Solace es aburrido, y el menos ambicioso si lo comparamos con el de Le Chiffre en Casino Royal, que con actos terroristas desestabilizaba la bolsa de todo el mundo a su favor, aparte que su maldad brotaba por lo poros, acojonaba con solo verlo y tenía carisma, solo hay que recordar la forma de torturar a Bond para sacarle información, que vamos, a 007 lo han dejado sin descendientes directos.


Pues bien, aquí tan solo tenemos una amenaza que no causa impacto alguno a nivel mundial, porque no nos vengamos con cuentos, al viejo continente poco le importa el destino de un país tercermundista, sobre todo, si se plantea un problema que no es ajeno por estos lares, golpes de estado, políticos corruptos, pobreza y pueblos sufriendo por el olvido de los gobiernos, que no invierten en lo social, y la hambruna y la sed es pan de cada día.

Un pedazo de tierra Boliviana, es lo único que quiere tener el malvado de la película, solo eso, y digamos que entendemos sus razones, porque lo único que quiere el villano, es montar su propio negocio y ya está, pero Bond hará hasta lo imposible para impedírselo.


Pero antes de eso, el agente con licencia para matar, solo quiere encontrar respuestas y de paso venganza, por todo lo que le sucedió en el Casino Royal, ayudado claro esta, por las pocas pistas dadas por Mr. White, que lo llevan a recorrer el mundo en busca de informantes, y que de paso lo conectan con una red de negociantes sucios, que explotan y desangran al nuevo mundo.


Para ser sinceros, me ha dejado indiferente esta nueva película de James Bond, se olvida fácil y eso es lo peor que le puede ocurrir a un film, que se convierta en un producto desechable, y eso es lo que es, un film para pasar el rato y no mas.

Otro de sus mayores defectos es que quiera parecerse mas a la saga Bourne que a la de Bond, esta bien en darle mayor realismo a la franquicia, pero no hay exagerar con esto y borrar del todo lo que caracteriza los films del agente británico, como sus curiosos Gadjets, su fama de conquistador y su pinta de “gentleman” , y es que esta es la primer vez, que vemos a un Bond sin recursos económicos, que vamos, lo han dejado sin sus Martinis, sin sus gadjets y lo que es peor, sin un espectacular coche que lo identifique, bueno, menos mal aun le quedan sus chicas Bond, que ya sin ellas, sería mas preocupante la cosa.