domingo, 20 de junio de 2010

Toy Story 3.

El nuevo film de PIXAR no solo empieza superando records de taquilla, si no que también acabó con la maldición que traen consigo las terceras partes, que de por si vienen siendo demasiado mediocres e inferiores tanto en calidad, como en originalidad dentro de cualquier saga que le de por alagarse mas de lo debido, pero este no es el caso que nos ocupa y por lo tanto viene siendo un caso excepcional, por no decir UNICO.

Sin exagerar, puedo decir que es la mejor película que he visto este año, y creo que es para mí, la mejor película que Pixar ha parido a la fecha, existiendo peliculones de la talla de Ratatouille, Wall E y Los Increíbles.



Si señores, Pixar ha vuelto a dar en el clavo y de manera sublime, una tercera parte por la cual YO no daba un peso, se ha convertido en toda un sorpresa cinematográfica, y argumentalmente hablando, que de paso se sitúa muy por encima de sus predecesoras, si, así como lo leen, y eso queda mas que evidenciado al ver como Pixar expande de manera creativa, aquel universo juguetero que nació a mediado de los 90s con ese primer film que destilaba magia y encanto a mas no poder, y que aun después de 15 años, aquel mundo sigue igual de vigente y original como en aquel entonces.

Impresionante también es el hecho de cómo Pixar se supera así misma con cada film que va estrenando año tras año, Cars es quizá, el lunar negro dentro de esta tradición, nadie es perfecto, pero de resto, cada film ha sido un diluvio de ideas y creatividad, que vienen siendo el incentivo de la factoría para imponerse nuevos retos y metas para lo que se vendrá después.



Toy Story 3 arranca de manera espectacular y emocionante, que de paso recuerda, homenajea o guiñea, aquellas intros de sagas famosas como la del arqueólogo o la del licenciado para matar, en donde una vez mas, Pixar demuestra y de paso da clases de cómo hacer cine de aventuras, brindándonos uno de los mejores comienzos que nos ha dado el séptimo arte.

La saga se ha cerrado de manera magistral, y ha vuelto a traer de nuevo a esos simpáticos juguetes que han luchado constantemente en contra del tiempo, para que su adorado dueño no los ignore ni mucho menos los abandone.

Una película que resume el significado de amistad y lealtad de forma brillante, y que de paso te conmueve.
Por cierto, las tres películas manejan la misma premisa, pero las tres se diferencian de forma tan acertada, que es imposible buscarles algún defecto o en el peor de los casos, buscarle comparaciones odiosas, pues NO, esto nunca llega a suceder, al contrario, el universo Toy Story lo han sabido expandir de manera acertada, si, lo confieso, por un momento llegue a dudar que este nuevo film se acercara a los niveles de calidad ya vistos, y ohhh sorpresa, me he atragantado con mis dudas sin fundamentos, ya que el guion de Toy Story 3 es tan original y redondo, que bien puede ser digno de Oscar, otro logro mas.



A eso se suma, que cada uno de los personajes tiene su grandiosa cuota de aporte, y el tiempo necesario para lucirse en pantalla, curiosamente teniendo esta vez una cifra considerable de nuevos personajes, otro logro mas en este aspecto, y que muy pocas películas pueden hacer con tal perfección, teniendo tantos rostros nuevos y viejos en una misma pantalla.

Siguiendo con sus virtudes, , esta tercera parte es la mas cómica de todas, las situaciones hilarantes son geniales, pero eso si, la comedia boba y el chiste fácil, acá no hacen acto de presencia, al contrario, su humor es tan inteligente y bien logrado, que no dejas de tirar carcajada, pero solo cuando el momento lo amerita, porque cuando es de ponerse seria la cosa, alguna que otra lagrimilla encharcará tu ojo, ya que el final es apoteósico, EPICO y tan conmovedor, que debería ser considerada en cuanta premiación haya, a mejor película en términos generales y no solo de categoría.

Atención a estos nuevos y geniales personajes: Kent - Big Baby y el primate gritón.